Palabras de D. Rafael Ansón

“Queridos amigos,

           Un viaje internacional me impide acompañaros en este evento cordobés, donde sin duda se extraerán importantes conclusiones cara a un mayor desarrollo del turismo enogastronómico: una de las mejores formas que tenemos de conocer un país, un territorio, una cultura. No obstante, os dirijo unas palabras a través de José Antonio Vidal, a quien reitero mis disculpas. 

            En las sociedades desarrolladas, se come y se bebe para mantener la salud, y también por placer, respetando unos hábitos alimentarios que son consecuencia de una historia sociocultural de gran riqueza.

España, como potencia turística internacional, siempre ha ido a la cabeza en todo tipo de iniciativas relacionadas con este sector. El enoturismo, en concreto, ha de incorporarse a este “turismo de la buena mesa”, así como el “oleoturismo” (de gran fuerza en esta provincia de Córdoba) o el que se desarrolla alrededor del jamón ibérico (también muy bien representado con los excelentes jamones de la DO Los Pedroches).   

            Un hecho evidente da fe de esta realidad y nos invita al optimismo: la gastronomía es el atributo mejor valorado por los turistas que recibe España. Y de hecho, son muchos los millones de turistas que nos visitan para realizar exclusivamente alguna actividad gastronómica.

            España  también está siendo pionera en el concepto del “turismo gastronómico saludable” que consiste, entre otras cosas, en promover el consumo del pescado azul (ideal para la prevención de enfermedades cardiovasculares), y el consumo de cinco piezas de fruta al día, o en términos más amplios, en el recurso cada vez más extendido ala DietaMediterránea (olivo, trigo y viña). 

            Y en estos desarrollos tiene muchísima importancia la comunicación.  Entre todos debemos convencer a los turistas potenciales de nuestro país de que, más allá del sol y de la fiesta, la cocina es uno de los grandes atractivos de España, puesto que varias de sus Comunidades Autónomas se convierten en continentes en miniatura por la variedad y calidad culinaria que ofertan.

Aprovecho esta ocasión que se me brinda en este ‘foro de la comunicación del turismo enogastronómico’ para anunciar que la Real Academia de Gastronomía y la Asociación Española de Enoturismo están trabajando conjuntamente en el proyecto ‘Feria Virtual del Vino en la Gastronomía’, en el que tendrán un papel esencial las redes sociales.

             La cocina española ha triunfado en el mundo por su buena relación calidad-precio pero, sobre todo, gracias al concepto de “cocina de la libertad”, porque cada cual puede comer como quiera, ya sean dos platos y postre, o diez o doce tapas de cocina en miniatura, sentado en una mesa y servido por camareros o en un taburete o barra, en dos horas y media o apenas en media hora.

            En todos estos “modelos” de alimentación se puede disfrutar de una comida saludable, y el vino forma parte de la alimentación saludable, alrededor del cual se desarrollan también valores como la hospitalidad y, sobre todo, la posibilidad de conversación, cordialidad o incluso de amistad. 

          Como el turismo y la gastronomía saludable son las “industrias de la felicidad”, España es, sin duda, el país del mundo mejor dotado desde ambas perspectivas. Y Córdoba , elaboradora de vinos y aceites excelentes y de recetas universales como el salmorejo o el rabo de toro, recibirá cada vez más  enogastroturistas de todas las procedencias.   

 No solo de vino vive el hombre pero, sin vino, viviría mucho peor.” 

Rafael Ansón
Presidente de la Real Academia de Gastronomía
Vicepresidente de Honor de la Asociación Española de Enoturismo