DÍA MUNDIAL DE LA TAPA (16 de junio de 2016) Origen 'Real' de la Tapa

Presentación oficial de la V edición del Día Mundial de la Tapa:
15 de junio de 2016
Rte. 'Los Galayos' (Plaza Mayor - Madrid)

En el acto de presentación oficial de la V edición del Día Mundial de la Tapa (16jun2016), la Asociación Española de Enoturismo ha mostrado su apoyo -junto con Paradores Nacionales, Iberia, ONCE y otros- a la iniciativa de Saborea España y la Secretaría de Estado de Turismo, aportando los vinos de sus bogegas asociadas, Otazu, Terras Gauda, Berroja y Finca La Estacada, para  armonizar a la perfección -según las avaladas opiniones de los asistentes- con las tapas oficiales presentadas: albóndigas de secreto ibérico con salsa patentada (tapa Los Galayos, del chef Antonio Iniesta), lonchas de lacón relleno de queso, daikon y almendra ahumada al pimentón (tapa Interporc, del chef Fernando del Cerro), láminas de bacalao confitado y mayonesa de ajo dorado (tapa Hellmann's, del chef Peio Cruz), buñuelo de queso cremoso de cabra con mermelada de ruibarbo (tapa ABC, del chef Jesús Almagro) y croquetón de chipirones en su tinta (tapa Makro, del chef Íñigo Lavado) y bocado de mar al aceite de eneldo, juliana de ibérico con tartar de tomate y calabacín roll con atún ahumado y cebolla roja (tapa Iberia Express, del chef Luis Bonastre).
 
La tapa, patrimonio español y candidata a formar parte del patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO, se ha convertido en un fenómeno culinario exportable a otros países, degustándose ya en todo el mundo, y que Saborea España -con el apoyo de la Secretaría de Estado de Turismo- ha logrado consolidar con la celebración del Día Mundial de la Tapa, en el que en esta edición participan más de 35 rutas a nivel nacional y 31 ciudades a nivel mundial.
El acto fue inaugurado por Pedro Larumbe (presidente de Saborea España), Isabel Borrego (Secretaria de Estado de Turismo) y José María Rubio (presidente de la FEHR), con la presencia de Marta Blanco (directora general de Turespaña). Durante el mismo, Emilio Gallego (secretario general de la FEHR) presentó el informe 'I Estudio sobre la Tapa'.
 
En línea con esta acción promocional, la AEE, dentro de su programa 'Encuentros con el Enoturismo' y en colaboración con las asociaciones Amigos de la Real Academia de GastronomíaSaborea España, desarrollará el ciclo 'Cada vino con su tapa y cada tapa con su vino', con el fin de implementar en las visitas enoturísticas este binomio, lo que supondrá una experiencia más gratificante al enoturista, y ayudará a proyectar el proceso de mentalización social de que el vino ha de ir acompañado de comida y la comida de vino, redundando así en un mayor consumo.
 
ORIGEN 'REAL' DE LA TAPA: 
Sobre el origen de la tapa existen varias teorías:
La primera se remonta al siglo XIII en el reinado Alfonso X el Sabio. La historia cuenta que estando el Rey enfermo, sus médicos le prescribieron beber vino entre horas junto a pequeños bocados. Tras restablecerse rápidamente, estableció que en las tabernas y mesones de Castilla, junto a una copa de vino, siempre se ofreciera un pequeño bocado. 
Un segundo cuento popular dice que surgió cuando los Reyes Católicos, yendo de visita a Cádiz, pararon en una taberna de San Fernando (antiguamente, Isla de León). En la taberna había un gran número de moscas. Por este motivo, Fernando II de Aragón pidió que, con una loncha de algún embutido, se tapase su vaso de vino. Así lo hizo el tabernero quien, cubriendo el vaso con una loncha de jamón, le dijo: "Aquí tiene su tapa, Majestad". 

Esa misma versión existe en relación con el rey Felipe II. Se dice que cuando el monarca iba a visitar las obras del Monasterio de El Escorial, paraba en las posadas y tabernas del camino y los taberneros esperaban al Rey con una jarra de vino cubierta con una gruesa loncha de jamón serrano para evitar que cogiera polvo.
Una versión popular más simple narra que la tradición de las tapas nace de la necesidad de los labriegos de comer algo que permitiese llegar a la hora de comer del mediodía; esta necesidad se cubría si se tomaba un breve alimento acompañado con la ingesta de algo de vino.
También en El Lazarillo de Tormes se hace referencia a las actuales tapas como 'avisillos' o 'llamativos', por ser consumidas habitualmente antes de una comida principal.

En 1939, la RAE introdujo en su Diccionario de la Lengua, como octava acepción, la siguiente definición del término tapa: "pequeña porción de algún alimento que se sirve como acompañamiento a una bebida".
 
Existen otras denominaciones de la tapa a lo largo del territorio español: así, en el País Vasco se suele decir 'poteo' al acto de 'ir de tapas'; y en Aragón y Navarra se denomina 'alifara'.